domingo, junio 04, 2006

Terapias alternativas: Lupus eritematoso sistémico (Dra. Margarita Madrid Guillen)

Enfermedad del sistema inmunológico que ataca y lesiona a sus propios órganos y tejidos; puede afectar a todo el organismo. El aparato inmunológico es una compleja red de células responsables de defender al cuerpo de agentes invasores externos como bacterias, virus y hongos. Se llaman anticuerpos y reconocen, destruyen y eliminan cualquier agente dañino. En el lupus, los anticuerpos reconocen a sus propios tejidos como extraños causando su destrucción. Por alguna razón equivocada, las defensas desconocen y atacan a órganos y sistemas. Se presenta tanto en hombre como en mujeres de cualquier edad, aunque el 90 por ciento son mujeres en edad fértil.
Las causas se desconocen. Al afectar más a mujeres hace pensar en factores hormonales. Puede existir una predisposición genética. Las manifestaciones pueden empeorar bruscamente al exponerse a la luz solar, a ciertos alimentos y a factores ambientales. La gravedad de los síntomas varía con el tiempo de evolución, pero hay periodos de síntomas leves o sin síntomas, seguidos de exacerbaciones agudas. Suele haber fiebre, fatiga, dolor muscular, debilidad, disminución de apetito y pérdida de peso. El bazo y los ganglios linfáticos se inflaman y el desarrollo de las manifestaciones será de acuerdo a los órganos afectados, como articulaciones, causando dolor y artritis. Aproximadamente, 90 por ciento de pacientes tiene estos síntomas. En la piel pueden aparecer erupciones cutáneas; en mejillas y nariz se adquiere una forma característica que se denomina ala de mariposa. Se afectan piel cabelluda, pecho, brazos y piernas; es frecuente la caída de cabello.
Puede producir pleuritis y peritonitis, haber frecuentemente tos y dificultad para respirar; se inflama el pericardio y el propio corazón. Aparecen arritmias, insuficiencia cardiaca e incluso muerte repentina; dolores de cabeza son comunes; convulsiones, pensamiento confuso y cambios de personalidad. Los riñones pueden sufrir destrucción con graves repercusiones, como insuficiencia renal. Además, náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal. Los ojos enrojecidos, dolorosos y secos; problemas con la visión hasta ceguera pueden ocurrir.
El diagnóstico no es fácil. Múltiples estudios clínicos pueden realizarse, aunque varias enfermedades comparten el mismo cuadro clínico y los resultados de laboratorio pueden confundir el verdadero diagnóstico. Es indispensable, si se sospecha esta enfermedad, acudir con un reumatólogo quien la confirmará o descartará.
Aunque no es recuperable, médicamente existen tratamientos alternativos, como la acupuntura para aliviar el dolor articular y muscular. La medicina tradicional china, basada en la herbolaria, parece mejorar la enfermedad. La dieta equilibrada y consumo abundante de agua y ácidos grasos omega 3 son beneficiosos. Evitar cafeína, azúcar, alcohol, carnes rojas, etc. El ejercicio puede reducir fatiga, el masaje puede aliviar el dolor y reducir el estrés; yoga y suplementos alimenticios están recomendados.

1 comentario:

José dijo...

Está bien hecho como un resumen muy general condensado, pero faltó una mayor avocación en darnos un tratamiento o tratamientos más completo(s) para tratar efizcamente y actualizadamente con medicinas naturales u otras medicinas alternativas que puedan mejorar las íntomatología de esta fuerte y grave enfermedad y si fuera posible el obtener su cura, que si bien es difícil se han reportados casos documentados, que quisiéramos se tuviera más a la mano como los principales y más emblemáticos. Me fue diagnosticado el L.E.S. en el 2001, pero ya en 1996 ya tenía las pruebas inmunológicas y los antecedentes e incluso tenía ya síntomas pero no me lo confirmaron porque el Dr. que los mandó a hacer no los reconoció.Mi nombre es josé Blanco de Caracas Venezuela.