lunes, octubre 24, 2011

De la tradición mexicana


Espanto de muerto

El espanto de muerto es un tipo de susto causado por el encuentro con el espíritu o fantasma de una persona fallecida, según la Medicina Tradicional Mexicana, cuyo carácter es sólo cultural.

Es una creencia muy arraigada en amplios sectores de la población. En Guerrero, consideran que la persona que en vida poseía una "sombra pesada" continúa siendo peligrosa aún después de muerta, especialmente si su sombra no ha sido "levantada", pues deambula en forma de espanto, fantasma o espíritu de muerto por los lugares donde vivió.

El contacto de este ente enfermante con sus víctimas suceda en lugares ligados a los muertos, como cementerios, o en sitios donde ocurrió un homicidio, por lo que la gente evita transitar por los lugares "pesados".

Un individuo puede atraer un muerto si lo recuerda o sueña con frecuencia. En este caso, el finado siente lástima por abandonar el lugar y se queda entre los vivos. En Veracruz, cuando alguien dice que se le aparece un muerto en sueños o en la vigilia, es que "le agarró la sombra" y está enfermo de espanto de muerto.

Para su cura, especialistas mixtecos de Jamiltepec, Oaxaca, acuden en compañía del paciente al lugar de la aparición, rezan y ofrendan velas, copal, agua bendita, huevos y una gallina que les sirve de alimento después de sacrificarla. En los Tuxtlas, el terapeuta realiza una limpia al enfermo y le reintegra la vida.

Los huaves de San Mateo del Mar, Oaxaca, van con el orador de la tierra, quien con ofrendas y plegarias le suplica al muerto que se retire. Si el enfermo no mejora, acuden con el azota muertos, quien golpea al enfermo con un fuete para sacarle el muerto. Dos hombres y una mujer echan humo y rezan en la casa, pegan a la cama, las paredes y a todo lo que está a su alrededor. Después se golpean ellos mismos y a los presentes para que no se les meta el muerto. Cuando lo sacan, lo llevan al monte, lo maldicen y regresan a la casa, la limpian con humo de chile y festejan con una borrachera.

No hay comentarios.: