lunes, octubre 31, 2005

Terapias alternativas: Tubérculos comestibles (Colaboradora Invitada Dra. Margarita Madrid)


Los tubérculos son vegetales comestibles con tallo y raíces, generalmente subterráneos, engrosados, que acumulan sustancias nutritivas de reserva. Ajo, cebolla, papa, camote, jengibre, nabo, rábano, betabel, yuca o guamacote, zanahoria y jícama son los más conocidos. Poseen altas cantidades de vitaminas A, B1, B2 y C; calcio, fósforo, manganeso, magnesio, hierro y azúcares complejos como almidón, fibra y agua.
La papa contiene gran cantidad de almidones, sustancias alcalinas que reducen la acidez de la sangre y estómago; neutralizante del ácido clorhídrico estomacal que provoca gastritis, úlcera o esofagitis. Se aplica externamente como cataplasma en sitios de dolor o inflamación. El betabel, rico en hierro, agua, fibra y azúcar es excelente tónico energético, reconstituyente de la energía vital corporal; en jugos y ensaladas es muy nutritivo, aunque laxante.
Ajo y cebolla reducen los niveles de colesterol, ácido úrico y triglicéridos en sangre. Antibióticos naturales, actúan contra hongos, aplicados externamente desaparecen los callos. El camote, rico alimento que provee azúcares complejos, posee efectos nutricionales; zanahoria, jícama y rábano, ingeridos en su estado natural proveen nutrientes como vitamina A y yodo que ayuda a la función de la glándula tiroides; son ligeramente laxantes y diuréticos.
El jengibre, muy empleado en las comidas, es excelente digestivo, y previene mareos y vértigos. Por todo esto, deben incluirse en la alimentación diaria para mejorar la dieta normal.

1 comentario:

Alejandra dijo...

Que interesante el tema de los toberculos, la verdad me interesa saber mas acerca de su composicion quimica y molecular, ademas d elos subproductos que podemos obtener de ellos.