domingo, noviembre 25, 2007

Terapias alternativas: Cómo alimentarse de frutas (Dra. Margarita Madrid Guillen)

Estas son unas sencillas recomendaciones para quien desea alimentarse sólo con productos crudos, para mantener la normalidad funcional de su organismo o recuperar su salud. Sólo se come crudo aquello que es susceptible de ingerirse en su estado natural, como frutas, semillas y vegetales que no sean desagradables al gusto.

Se excluye, por supuesto, todo alimento cocido, asado, frito, sancochado, conservado, fermentado, etc. y se prescinde de sopas, guisos, carnes, dulces, tés, café, pan, leche y todo lo que no sea frutas, ensaladas o semillas.

Alimentarse exclusivamente de productos crudos no significa ayunar, sufrir hambre o, como se dice coloquialmente, “morirse de hambre”; por el contrario, se comerá cada vez que se apetezca sin atenerse a horarios establecidos. Puede alimentarse mejor comiendo poco, pero bien digerido, que mucho que indigeste. No habrá mejor apetito ni condimento que el hambre. En enfermos graves, puede consumir poco y seguido.

Las frutas, verduras y semillas deben ser, en lo posible, de la época y el lugar donde se vive. Para ello, bastará visitar el mercado para conocer cuáles son las propias de la estación. Son preferibles, por ejemplo, las manzanas frescas a las refrigeradas.

La fruta cruda debe comerse semimadura y entera, no en jugo, para aprovechar la celulosa que contiene, necesaria para la buena digestión y evitar el estreñimiento; de preferencia, sin pelar, con cáscara y pulpa cuando su piel sea delgada, como las uvas, níspero, jitomate, ciruela, etc. y quitarse cuando sea dura como en la sandía, melón, tuna, naranja, toronja, piña, plátano, mango, etc. Se debe masticar bien y triturar con los dientes. Sólo en casos excepcionales, como en niños pequeños y ancianos que carezcan de piezas dentarias, podrá molerse e ingerirse en forma de papilla. A falta de fruta fresca, se recomienda consumirla deshidratada.

Los vegetales se comerán en ensalada. Por regla general, la base de toda ensalada es la lechuga, a la que se agregan uno o más de los siguientes productos: jitomate, pimiento de cualquier color, pepino, jícama, rábano, aguacate, brócoli, champiñón, espinaca, acelga, zanahoria, apio, perejil, nopal, calabaza o papa rallada, combinados con semillas de girasol, ajonjolí, linaza tostada, pistaches, almendras, nueces, piñones o cacahuates, etc. y aderezar con un poco de aceite de olivo, limón y sal.

1 comentario:

bayronevans dijo...

bueno me gusto saber acerca de los vejetales pero me gustaria comer algo que no produsca sombra
porque no soy carniboro pero ya no quiero comer vejetales