martes, marzo 09, 2010

De la tradición mexicana

Paladear

Según el Diccionario de Medicina Tradición Mexicana de la UNAM, paladear es un procedimiento preventivo, de diagnóstico y curativo, empleado para levantar el paladar y mollera o sanar de susto o pérdida del alma a una persona, mediante masajes en el interior de la boca, en particular, sobre la zona del paladar blando.

Las causas del padecimiento son una fuerte impresión, una caída o cargar objetos pesados sobre la cabeza. El diagnóstico se realiza al palpar la fontanela, percepción visual y táctil del latido de la campanilla, respiración y sonidos vocales.

Para su cura, parteras morelenses hacen el paladeo, como medida preventiva en recién nacidos. Cuando le quitan las flemas de la cavidad bucal, le soban la cabeza con movimientos ascendentes del cuello a la parte superior del cráneo para evitar posible desplazamiento de la fontanela en el futuro. Los yaquis soban con una mano, de la mandíbula a la sien, con la otra, aprietan la nuca e introducen su dedo en la boca del niño para presionar hacia arriba el paladar.

Los tarahumaras colocan sus dedos en el paladar y la oprimen firmemente para elevar la depresión, luego colocan un parche con Vick VapoRub y repiten el tratamiento tres días. En San Pablito, Puebla, el curandero introduce en la boca del enfermo su dedo índice envuelto en una planta y talla con fuerza las amígdalas.

En Michoacán, la curandera presiona con un algodón los brazos de la niña "como si empujara algo hacia el cuerpo", le oprime el centro de la palma de la mano con el dedo pulgar, las articulaciones de la mano y el antebrazo por la parte interna, durante varias veces en ambos brazos, le aprieta la parte media de las cejas, le levanta la cabeza e introduce un algodón en su boca, oprimiendo con fuerza la parte posterior del paladar, tres veces, toma un poco de alcohol y lo fricciona en las articulaciones de las rodillas, brazos y cabeza, coloca un algodón, impregnado de alcohol sobre la fontanela y le envuelve la cabeza.

Los nahuas de Puebla diagnostican la pérdida del tonalli, manipulando la úvula del enfermo. Si la garganta permanece fría, quiere decir que el susto fue originado por el agua; si la sensación es caliente, pudo ser causado por la tierra. El procedimiento busca enderezar la úvula y acomodar la mollera en su sitio, pues la fontanela anterior es el lugar por el que escapa el tonalli en el momento del susto.

No hay comentarios.: