sábado, enero 17, 2015

De la tradición nacional

Tejocote

El tejocote (Crataegus pubescens (Kunth) Steudel) Rosaceae es originario de México; habita en climas templados. Es un árbol espinoso de hasta 10 m de altura. Las flores son solitarias y blancas. Sus frutos, amarillo-anaranjado como pequeñas manzanas, y las semillas son lisas y de color café.

El fruto hervido se usa en problemas respiratorios como tos, pulmonía, bronquitis, resfrío y dolor del pulmón, según la medicina tradicional, cuyo carácter es sólo cultural.

En Hidalgo lo cuecen con flor de sauco (Sambucus mexicana), ítamo real (Arracacia aegopodioides), cáscara de chirimoya (Annona cherimola), lima (Citrus limetta) y ocote (Pinus sp.) o sólo con canela.

En Jalisco para la pulmonía y el asma se cuece, acompañado con eucalipto (Eucalyptus globulus), flor de bugambilia (Bougainvillea spectabilis), corteza de capulín (Prunus serotina spp. capuli), sauco, flor de obelisco y gordolobo. Se toma el té antes de cada comida.

Es útil en algunas enfermedades del aparato digestivo como diarrea, amibas y en casos de disentería que cursa con dolores estomacales y vómito. Se utiliza la cocción de las hojas y corteza, administrada por vía oral.

En Michoacán, se usa contra la chipilez, afección propia de los niños que se presenta cuando la madre está, nuevamente embarazada. Se caracteriza por llanto continuo de los niños que están irritables, se adelgazan, su piel se torna amarilla y no comen. En este caso se emplea la cocción de las hojas y se administra como té.

También se le prescribe en padecimientos renales, para adelgazar, mejorar la circulación coronaria, moderar las contracciones en caso de taquicardia, como diurético y antiespasmódico. La raíz se usa como antidiabética, en cocción, machacada y remojada en alcohol o en infusión con istactziotzo (Piqueria trinervia).

No hay comentarios.: